El Cuerpo, ¿un templo o un instrumento?

Image

“No eres tu cuerpo.” ¿Lo has leído o escuchado alguna vez?

Cuando las filosofías orientales afirman que no eres tu cuerpo están recordándote que NO SOLO eres tu cuerpo, como NO SOLO eres tu mente: hay algo más: tu verdadera esencia, lo que nunca cambia, el estado de beatitud que has tocado alguna vez meditando.

Ahora bien, ¿quiere esto decir que hay que renegar nuestro cuerpo? No, en absoluto! No creemos que el cuerpo sea un mero instrumento para alcanzar algo más: el cuerpo con sus latidos, su respiración y su estado nos trae a cada instante en el presente.

El cuerpo es el espacio de la Tierra en el que estamos habitando. A menudo hablamos de amar y honrar la Tierra, el planeta en el que vivimos. Para eso es fundamental empezar por ese pedacito sagrado en el que habitamos cada segundo, hecho de tejidos y músuclos y huesos y tendones, y millones de células y mágicos proceso que hacen que cada día seamos lo que somos.

Y sucede que a veces te olvidas: te olvidas de que tu cuerpo está allí, por muy absurdo que parezca, no escuchas como está, que necesita ahora… ¿te ha pasado?

Suele ser la mente la que maneja siempre nuestro día a día, a menudo llevandonos al pasado o al futuro, fijando un objetivo tras otro, y por ello seguimos, seguimos y seguimos…cuando tal vez el cuerpo nos está pidiendo hace tiempo una pausa, un mimito. Los seres humanos somos una especie rara: ¿has visto alguna vez un gato o un perro tomar café?!

Suena a  broma, pero va en serio: los animales cuando necesitan descansar, simplemente descansan! Nuestra manera de vivir nos ha convencido de que es mejor seguir y seguir, hasta que el cuerpo llega a decir “Basta!” y nos da un parón con una fiebre, un resfriado u otra señal contundente para que por fin le hagamos caso.

Es cierto: hay que trabajar y no siempre podemos descansar cuando nos apetecería, pero hay un punto medio en el que podemos tomar consciencia y sí tenemos la posibilidad de dejar de lado algunas cosas para favorecer otras que nos harían bien.

Y lo mismo con los hábitos: la comida, por ejemplo. ¿Comes cuando necesitas comer o cuando “deberías” comer? Y ¿realmente comes lo que te apetecería comer?

Toma un respiro y cierra los ojos…¿que quiere ahora tu cuerpo? Ojo, tu cuerpo!!! No tu mente, ella por costumbre va a estar diciendote otras cosas…y lo sabrás porque son muchas cosas a la vez, mientras el cuerpo es tierra, es simple y directo, lo tiene muy muy claro!

Leí un poema hace días que decía que el cuerpo sí es un templo, pero también es una biografía: trae recuerdos en cada células, memorias bonitas y dolorosas. Y por estas últimas es una bendición poder respirar y estirar y soltar algo que venimos trayendo desde hace años con nosotros.

Desde el Yoga, con las asanas y los pranayama, aprendemos a conectar con el presente, descubrimos músculos que estaban olvidados hace años, despertamos, estiramos… despertamos, despertamos.

Decimo cuerpo: el Cuerpo Radiante. Todo o Nada.

El viaje de exploración de nuestra anatomía sutil llega a su última etapa: el Cuerpo Radiante.

Se trata de pura vibración de luz, una luz que envuelve nuestra Aura y Cuerpo Sutil. Según la tradición yoguica se extiende por un radio de dos metros y medio entorno a nuestro cuerpo físico.

El Decimo Cuerpo es el canal de conexión directa con la energía cosmica, a través de su vibración el prana entra a través del Chakra Corona y fluye por nuestros canales energéticos, para luego volver a irradiarse alrededor nuestro.

Su dimensión, su fortaleza y su brillo dependen de nuestro estado de conexión, en primer lugar con nosotr@s mism@s y de ahí  con las energías del Universo.

Por eso su lema es “Todo o Nada”. El poder del Cuerpo Radiante tiene que ver con la palabra Compromiso. Si este Cuerpo está fuerte, respetarás tu palabra sean cual sean las circunstancias, y te comprometerás con algo hasta llevarlo a cabo.

Si, al contrario este Cuerpo está débil tendrás muy poca capacidad de decisión, huirás de los compromisos y de cualquier tipo de responsabilidad… ¿te suena?

Un Decimo Cuerpo débil hace que, aunque te comprometas con algo, no llegues luego a completarlo, y hace que la persona esté en la constante duda de si hacer o no hacer algo. Estas dudas vienen de una profunda inseguridad interna, de miedo al fracaso.

Si una persona duda en actuar es porque tiene miedo, Y existe un sólo, gran miedo, detrás de todos los miedos: el miedo a la muerte.

Por eso trabajar el Cuerpo Radiante es desarrollar el Valor, la capacidad de ir más allá de los temores y superarse. Cuando ya lo hayas hecho una vez, será más fuerte la vez siguiente.

El número 10 es el número del guerrero, de la lucha. Por eso una de las posturas recomendadas para trabajar este Cuerpo es la postura del Arquero, una postura que trabaja todo el sistema nervioso y aporta una gran claridad mental.

Si has nacido en Octubre, o los días 10, 19 y 28 del mes tienes trabajo pendiente con este cuerpo.

Cuando el Cuerpo Radiante está en equilibrio no hay dudas, no existen indecisiones. Se valora el aspecto positivo y negativo de cada situación y se toma una decisión, que se lleva a cabo con una acción. Y se aceptan plenamente las consecuencias de esta acción, sin remordimientos y sin culpas. Esta es la actitud de un guerrero, consciente que los errores son una gran herramienta de aprendizaje.

Para trabajar este Cuerpo tenemos que aprender a comprometernos. Y el real y verdadero compromiso es, antes que nada, contigo mism@. Si no te comprometes contigo como puedes hacerlo con todo lo demás?

Un buen método es llevar a cabo una Sadhana durante 40 días. La Sadhana es una práctica espiritual, por lo tanto puedes escoger una Kriya o una meditación y llevarla a cabo durante 40 días. Según la numerología yoguica, 40 días son el tiempo necesario para cambiar un habito. Ni te imaginas cuanto poder y cuanta fortaleza de va a otorgar cumplir con tu propósito!!!

El veículo físico a través del cual se expande en Cuerpo Radiante es el Cabello. Por eso se recomienda tener el pelo largo (la leyenda de Sansón tiene su fundamento!): el pelo es nuestra antena de energía, que atrae prana, y crece naturalmente. En la cabeza tenemos el cerebro y glándulas muy importantes para todo nuestro metabolismo. Los cabellos son uno de los elementos que tenemos para el estimulo y la energetización de los centros de conciencia que hay en la cabeza: los centros solares. Cuidar tu cabello y dejarlo crecer aumenta la luminosidad de tu Cuerpo Radiante.

Y lo mismo sucede al vestirte de blanco: este color expande tu campo electromagnético, crea protección y protección. Se dice que ya con sólo vestirte de blanco tu Campo se expande de unos 30 cm. Por supuesto, esto es más efectivo si usas para ello fibras naturales y no sintéticas.

Para fortalecer este cuerpo te recomendamos un mantra muy, pero que muy poderoso. Dicen que si lo  recitas correctamente, te dará el poder de que cualquier cosa que digas sucederá. Cuando cantas este mantra, tú tienes el poder de superar lo que sea. Es un mantra que otorga mucho poder y mucho valor: cántalo cuando sientas que te estás enfrentando a un gran desafío, te conectará con tu fuerza.
Yogui Bhajan dijo que éste era el mantra de la paz y la sanación. Es capaz de atravesar todos los bloqueos y la negatividad.

Aquí te dejamos la bella versión de Mirabai Ceiba con su letra: Ajai Alai.

Conectar con este cuerpo te otorgará una inquebrantable fuerza interior y una presencia influyente e inspiradora. Estarás preparad@ para sostener y defender aquello en lo que crees, cualquiera que sean las circunstancias.

¿Te atreves a desvelar tu verdadero poder interior?

Cuerpo Noveno: el Cuerpo Sutil, Misterio vs. Maestría

Sat Nam! Llegamos hoy a explorar esta brillante capa energética: como su mismo nombre indica, entramos en el reino de la sutileza.

Con este cuerpo estamos más enlazados con la energía más vibrante y sutil, y menos con la materia. Los yoguis dicen que este el vehiculo que el Alma usa cuando deja el cuerpo físico después de la muerte.

La capacidad que nos otorga el Cuerpo Sutil es la percepción más allá de los sentidos: nos permite captar estados de ánimos, intenciones reales, energías ambientales… todo lo que no se dice directamente, todo lo sutil.

Si hasta ahora con cada cuerpo habíamos estado viendo un árbol a la vez, desde esta perspectiva nos elevamos para tener una panoramica del bosque entero. Somo capaz de ver el cuadro general, acercarnos al misterio, se caen las mascaras, vemos más allá de la forma.

La frase “Misterio vs. Maestría” nos indica una herramienta para desarrollar este cuerpo: enseñar. Eso no quiere decir emprender una carrera academica, sino profundizar en algo que te apasione, y ser capaces de compartirlo. Quitar el misterio a las cosas para compartirlo de manera que otras personas pueden acercarse a ellas. Yogi Bhajan decía:

Si quieres saber alguna cosa, estúdiala.

Si quieres conocer alguna cosa, practícala.

Pero si quieres dominar alguna cosa, enséñala.

Enseñando algo es cuando realmente lo haces tuyo, compartir es tener.

El Cuerpo Sutil nos regala la cualidad de la Gracia. Movernos, comportarnos y hablar con gracia potencian este cuerpo energético. Aprender a escuchar sin interrumpir, hablar con delicadeza, sin garabatos y con profundidad hace este cuerpo más brillante.

Refugiándote dentro de ti es cuando te perteneces y cuando te expandes. La capacidad de escuchar tu silencio y amarlo te dará una visión despejada y desapegada de lo que sucede a tu alrededor. Serás capaz de observarlo y actuar sin dejarte arrastrar por tus emociones.

El Cuerpo Sutil es el huevo cósmico en el cual vivimos toda nuestra vida: es el caparazón que nos fortalece dentro de nuestra propia consciencia. Si este huevo padece alguna grieta estaremos dudosos y torpes. Estaremos constantemente estudiando pero nos quedaremos en la superficie de las cosas, sin llegar a su verdadero núcleo. Tendremos una mente eccesivamente analítica y dispersa, y pasaremos de una iniciativa a otra sin completar ninguna.

Desarrollar este cuerpo nos permite un mayor enfoque y centramiento, y es aún más recomendable si has nacido en Septiembre, el día 9, 18 o 27 del mes.

Un bonito mantra (que se puede acompañar con una hermosa comunicación celestial) para trabajar este cuerpo es el siguiente:

Sa Re Sa Sa, Sa Re Sa Sa Sa Re Sa Sa, Sa Rang Har Re Har Har, Har Re Har Har, Har Re Har Har, Har Rang

Sa, la totalidad de Dios – Re, poder puro y espíritu – Rang totalidad completa de la Infinidad

Yo Soy, Yo Soy ¿Quién soy? La esencia de la verdad.

Practicar esta o cualquier otra meditación durante 1000 días te regalará una profunda conexión con tu Cuerpo Sutil!

Es más simple de lo que crees. Cierra los ojos, conecta con tu espacio interior, afina tus sentidos… siente, percibe.

Desarrolla tu sutileza. Convierte en lo que realmente eres, pura gracia.

 

 

 

El Octavo Cuerpo: Cuerpo Pránico. Finito vs. Infinito

Image

Sumergiéndonos en los estratos más sutiles de la anatomía energetica llegamos al Cuerpo Pránico.

Como su nombre nos indica estamos hablando de un cuerpo conectado a la energía del Prana: la fuerza vital, el Chi de la medicina china. Circula en nuestro cuerpo gracias a la respiración, y se mueve a través de los nadis, los caneles energeticos que tienen origen en el punto del ombligo.

Todas las culturas tradicionales nos hablan de la importancia de esta energía sutil, que distingue un cuerpo vivo de un cuerpo muerto. Respirar es nuestro primer acto al venir a este mundo y el último cuando dejamo el cuerpo físico.

Que es entonces el cuerpo pránico? Es un campo electromagnético que nos pone en contacto con la la fuerza vital del Infinito, y distribuye esta energía a través de los aspectos materiales de nuestro Ser. El oxigeno es el combustible quemado por la Fuerza Vital que constituye nuestras células.

La fuente del Prana es Infinita, pero nuestra capacidad de acceder a ella es finita, en cuanto limitada por nuestro cuerpo. Por eso la milenaria sabiduría yoguica se ha enfocado tanto en profundizar en este aspecto, creando varias técnicas de control de la respiración (Pranayama) para respirar de una manera más consciente.

Controlando el Prana empiezas a tomar control sobre tu Vida y desarrollas la capacidad de ir más allá de la Muerte.

Sí, porque si tu cuerpo pránico no está equilibrado y por ende no estás respirando correctamente uno de tus mayores obstáculos será el miedo. Te has fijado que cuando tienes miedo tu aliento se acorta? O de como tus sistemas de alerta vitales se disparan si retienes tu respiración sin aire en los pulmones?

Mantener una respiración calma y relajada nos ayuda a mantener un ritmo cardiaco fuerte y regular, y una mente despejada incluso frente a situaciones de estrés.

Un cuerpo Pranico poderoso te hace valiente, por esto tiene que estar bien equilibrado con el cuerpo siguiente (el Cuerpo Sutil), si no podrías ser como un soldado impávido sin ningúna proyección elevada.

Respirando conscientemente permitimos un movimiento fluido de la energía en nuestro cuerpo, creando así una gran fuerza vital interior. Este es un atributo propio de este cuerpo: la enegía vital. Si el octavo cuerpo no está trabajado puede que te sientas siempre cansado y sin suficiente fuerza para hacer lo que quisieras. O puede que recurras a metodos baratos y rápidos para adquirir energía, como los azucares y la cafeína, que funcionan durante poco tiempo, pero dejan el organismo desgastado a largo plazo.

Si has nacido en Agosto, o los días 8, 17, 26 del mes deberías dedicar especial atención a este cuerpo.

¿Qué podemos hacer entonces para armonizarlo?

Aprende a respirar!

El Kundalini nos ofrece muchas meditaciones y técnicas para profundizar en la respiración consciente (Respiración Larga y Profunda, Respiración Alternada, Respiración de Fuego, Sitali Pranayama, Respiración de León…por citar algunas).

Otra poderosa herramienta para potenciar el cuerpo Pránico es el canto, respiramos mientras hacemos vibrar nuestras cuerdas vocales, elevando nuestra energía sutil. Y para armonizar este cuerpo hay un Mantra específico: Pavan Guru. Pavan es la fuerza vital, y Guru es el Maestro: nos está diciendo que la Respiración es nuestra maestra… hermoso, no?

También podemos recurrir a la acupuntura, esta especialidad de la medicina china se enfoca el desbloqueo de los canales energéticos por los cuales circula el Chi, o Prana.

Y finalmente trabajar para superar nuestros miedos y fobias, aprendiendo a reconocerlas y observarlas y ver que son producto de nuestra mente nos permitirá conectar cada día más con nuestra profunda fuerza interior.

Respira, canta… siente tu vitalidad! Ellaa es la clave de tus actos en el mundo, y tienes dentro de ti todo lo que hace falta para desarrollarla.

“Si la fuerza vital puede conservarse,

capturarse y encauzarse

podrás cambiar tu destino,

y el destino de otras personas.”

                                                                    Yogi Bhajan

Septimo Cuerpo: el Aura. Plataforma de Elevación.

Image Aunque no estés muy familiarizada con el Kundalini Yoga, lo más probable es que alguna vez hayas escuchado hablar de este cuerpo.

Se trata del campo electromagnético que envuelve el cuerpo físico, está relacionado con los chakras y el flujo de energía que circula por los nadis, una serie de canales que configura nuestro sistema vascular sutil.

Su función es la de protección y proyección: es un escudo que filtra las vibraciones externas para evitar influencias negativas que nos podrían mover de nuestro centro, y a la vez una especie de tarjeta de visita con la cual nos presentamos a los demás, nuestra vibración.

Su función es parecida a la del Cuerpo Energético anterior, el Arco de Luz, pero mientras este último tenía la función de protegernos de pensamientos negativos, el Aura se relaciona más con una energía más directa, más cercana: la de las personas que nos rodean y el ambiente en el que nos encontramos.

Habrás sentido alguna vez relajación o incomodidad al entrar en una habitación, sin saber muy bien porque: esa es tu aura interactuando con la de las otras personas que ocupan ese ambiente. Aún así, si tu aura es fuerte la vibración negativa que podrías percibir no te hará sentir incomodidad, por lo tanto deberías trabajar este cuerpo si sufres de agorafobia y te incomodan los espacios con muchas personas.

En una clase de yoga se genera el Aura de grupo, por eso es mucha más poderoso practicar en grupo, te ayuda a sostener posturas y profundizar en las meditaciones ya que la energía del grupo te está sosteniendo. Maravilloso, no?

El Séptimo Cuerpo se relaciona con la glándula pineal y con el sistema inmunitario. Tener este cuerpo bien trabajado nos ayudará a tener buena salud, nuestras defensas sabrán mantener nuestro cuerpo en equlibrio y filtrarán lo que puede o no puede entrar en nuestro espacio.

El Aura se define también como Plataforma de Elevación porque conlleva la capacidad de inspirar y elevar a las personas que nos rodean con nuestra vibración. Para entendernos, piensa en  una persona que inspira paz y calma al solo estar cerca de ella: eso es el poder de su Aura, que vale mucho más que mil palabras o actitudes. 

Este cuerpo contiene memorias karmicas, las huellas de nuestras acciones y experiencias pasadas. Por ejemplo, según las escrituras yoguicas el Aura de una mujer mantiene grabado el registro energetíco de cada hombre con ek que ha tenido relaciones sexuales durante 7 años. Esto nos puede hacer más inestables y vulnerables, por eso es importante hacer meditaciones específicas para limpiarla y sacarle brillo.

Este envoltorio energético tiene una amplitud que puede variar desde pocos centímetros a un par de metros. Podemos potenciarla visteindonos de blanco, ya que este color es el de vibración más elevada y ayudará a elevar y expandir este cuerpo. Otra manera es la de beber mucha agua y sumergirnos en agua cuando podamos: eliminaremos toxinas y limpiaremos nuestro cuerpo energético. 

Lo que comemos es muy importante: fruta y verdura tienen la energía más ligera y elevada, mientras los productos de origen animal son más espesos, sea físicamente (cuesta más digerirlo), que energéticamente (llevan consigo el karma de la muerte de esos animales). Se recomiendan frutas amarillas y dulces como el mango, la piña, el plátano para fortalecer este cuerpo.

Si has nacido en Julio, o los días 7, 16 y 25 te recomendamos trabajar con atención este cuerpo. Así mismo, si notas inseguridad al estar en grupo, si estás aferrado a las desilusiones del pasado y sientes que eso te impide avanzar, deberías trabajar tu Aura.

Este cuerpo es muy poderoso, es un espacio seguro que va más allá de nuestro cuerpo físico, en el cual podemos desarrollar el extraordinario regalo del crecimiento personal. Es el espacio en el que se mueve nuestra consciencia cuando nuestra existencia se realiza más allá de la dimensión puramente física. 

Recuerda que estás aquí con un propósito, y que tu experiencia y tu presencia son valiosas para las personas que te rodean, nunca subestimes tu poder. 

Conectate, expandete!