El Cuerpo, ¿un templo o un instrumento?

Image

“No eres tu cuerpo.” ¿Lo has leído o escuchado alguna vez?

Cuando las filosofías orientales afirman que no eres tu cuerpo están recordándote que NO SOLO eres tu cuerpo, como NO SOLO eres tu mente: hay algo más: tu verdadera esencia, lo que nunca cambia, el estado de beatitud que has tocado alguna vez meditando.

Ahora bien, ¿quiere esto decir que hay que renegar nuestro cuerpo? No, en absoluto! No creemos que el cuerpo sea un mero instrumento para alcanzar algo más: el cuerpo con sus latidos, su respiración y su estado nos trae a cada instante en el presente.

El cuerpo es el espacio de la Tierra en el que estamos habitando. A menudo hablamos de amar y honrar la Tierra, el planeta en el que vivimos. Para eso es fundamental empezar por ese pedacito sagrado en el que habitamos cada segundo, hecho de tejidos y músuclos y huesos y tendones, y millones de células y mágicos proceso que hacen que cada día seamos lo que somos.

Y sucede que a veces te olvidas: te olvidas de que tu cuerpo está allí, por muy absurdo que parezca, no escuchas como está, que necesita ahora… ¿te ha pasado?

Suele ser la mente la que maneja siempre nuestro día a día, a menudo llevandonos al pasado o al futuro, fijando un objetivo tras otro, y por ello seguimos, seguimos y seguimos…cuando tal vez el cuerpo nos está pidiendo hace tiempo una pausa, un mimito. Los seres humanos somos una especie rara: ¿has visto alguna vez un gato o un perro tomar café?!

Suena a  broma, pero va en serio: los animales cuando necesitan descansar, simplemente descansan! Nuestra manera de vivir nos ha convencido de que es mejor seguir y seguir, hasta que el cuerpo llega a decir “Basta!” y nos da un parón con una fiebre, un resfriado u otra señal contundente para que por fin le hagamos caso.

Es cierto: hay que trabajar y no siempre podemos descansar cuando nos apetecería, pero hay un punto medio en el que podemos tomar consciencia y sí tenemos la posibilidad de dejar de lado algunas cosas para favorecer otras que nos harían bien.

Y lo mismo con los hábitos: la comida, por ejemplo. ¿Comes cuando necesitas comer o cuando “deberías” comer? Y ¿realmente comes lo que te apetecería comer?

Toma un respiro y cierra los ojos…¿que quiere ahora tu cuerpo? Ojo, tu cuerpo!!! No tu mente, ella por costumbre va a estar diciendote otras cosas…y lo sabrás porque son muchas cosas a la vez, mientras el cuerpo es tierra, es simple y directo, lo tiene muy muy claro!

Leí un poema hace días que decía que el cuerpo sí es un templo, pero también es una biografía: trae recuerdos en cada células, memorias bonitas y dolorosas. Y por estas últimas es una bendición poder respirar y estirar y soltar algo que venimos trayendo desde hace años con nosotros.

Desde el Yoga, con las asanas y los pranayama, aprendemos a conectar con el presente, descubrimos músculos que estaban olvidados hace años, despertamos, estiramos… despertamos, despertamos.

Anuncios

2 pensamientos en “El Cuerpo, ¿un templo o un instrumento?

  1. Con todo el cariño, cuando la sabiduría oriental dice: «No eres tu cuerpo», literalmente está diciendo eso, que no eres tu cuerpo, sin que haga falta interpretar nada más. La interpretación y el llevarse la cosa al terreno de uno es un mal demasiado propagado en este mundo. Y bastaría con escuchar la frase para sentirla y descubrir alguna falsedad, porque puede descubrirse que el cuerpo verdaderamente no es de uno ni de una, que se las apaña de maravilla sin necesidad de ninguna conciencia que lo estorbe ni le imponga nada; que es precisamente cuando se interfiere con los caprichos, voluntades, hábitos y ansias personales cuando se desbarata y algo en él empieza a ir mal. En fin, que «No eres tu cuerpo» no es más que eso: por un lado el ser o la personalidad o las ideas, opiniones y gustos personales de uno, y por otro el cuerpo, algo vivo e indefinido que afortunadamente entiende y sabe por sí mismo. Pues quería decir sólo esto. Y darte las gracias por tu lindo artículo.

    • Muchas gracias por tu aporte, Jati. Nosotras no pretendemos enseñar algo, son nuestras reflexiones sobre el tema. Y me parece estupendo que tu hayas llegado a ese entendimiento, pero creeme, que no es tan común. Sí que bienvenidas sean las reflexiones enriquecedoras como la que tu haces! Sat Nam*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s