El yoga y la alimentación

Hace muchos años, como 2400, Hipócrates dijo su famosa frase: Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina. Y tengo la sensación que cuando hablaba de medicina se refería a algo mucho más amplio que aquello que te ayuda a conservar la salud física, parece que ya por esas épocas, manejaba conceptos holísticos que hoy consideramos muy modernos. Para mi, la salud tiene mucho que ver con la coherencia, con la pura aceptación de quien uno es en todos los planos: físico, mental, emocional, espiritual. Y para que haya coherencia entre esos niveles, tiene que haber unión, o sea YOGA. Y en nuestra disciplina, esa unión no se alcanza solamente construyendo asanas, meditando, o respirando, sino que también podemos llevar el yoga a todos los aspectos de nuestra vida. Siempre que busquemos esa unión esencial, estamos practicando yoga. Yo practico yoga también a través de mi alimentación, cuando elijo que comer, cuando tomo consciencia de que hay detrás de cada bocado, cuando como con presencia, cuando cocino con amor y cuando de a poco voy conectándome cada vez mas con mi cuerpo para sentir los efectos de esos alimentos. Pensar en la comida como un punto de encuentro entre mi ser y el universo me emociona. Cada vez encuentro más belleza y más profundidad en este aspecto de la vida, que si estamos en piloto automático puede parecer muy banal y terrenal, pero con unos ojos bien abiertos y una mente despierta toma otras dimensiones.

Esta mayor sensibilidad o atención puede profundizar nuestra práctica de yoga, y a la vez podemos transformar una simple actividad diaria como comer en algo más profundo, de mayor alcance, como una meditación. Una medicina, una herramienta más en este camino de búsqueda y crecimiento. Y de este modo reconocer que cuando como, no solo ingiero comida, sino que me comunico con el universo, modifico mi energía, nutro (o no) el templo que es mi cuerpo físico, apoyo ciertas causas, comulgo con unos principios, invito a formar parte de mi a estaciones, naturaleza, personas, regiones y sobre todo a una energía, que se suma a mi energía, que va a pasar a constituirme. Y es importante decidir con convicción que tipo de energía es la que elijo para mi.

Vuelve a mi cabeza Hipócrates, y su frase, “somos lo que comemos” resuena en mi interior dejando una sensación de paz, de coherencia, de equilibrio. Los alimentos que elijo e ingiero cada día forman a pasar parte de mi en un nivel mucho más profundo que el físico. Despertar esta atención tan fina a la hora de comer me vuelve más consciente, más despierta, pues entro en una dimensión que traspasa la superficie, la relación causa-efecto más inmediata, para conocer un mundo de relaciones implícitas. Para descubrir que la comida es pura relación; con la naturaleza, con las personas que trabajaron para que eso llegue a mi plato, con el clima, con tantas cosas. Y esto me trae inevitablemente a la noción de Unión, que se me presenta así como entre líneas. Mi comida me dice “No estás sólo, ni desvinculado.” Veo que soy parte de un todo tan inmenso y que funciona a la perfección. Y en especial salta a mi atención la importancia de mi actuar y las consecuencias de mis elecciones. No es lo mismo si me alimento de una manera que de otra. No es lo mismo para mi porque estaré generando una calidad diferente de energía, de salud, de pensamientos y de todo lo que tengo para ofrecerle al mundo. Y tampoco es lo mismo para mi entorno, para el planeta, para los demás. Detrás de algo tan simple que hago 4 veces al día hay una cascada de consecuencias, por tanto que importante estar atento y llegar a conocerlas. Así como detrás de eso hay una cascada de causas que llevaron a su creación, mi gratitud deberá ser infinita entonces.

Asumir la propia responsabilidad por la alimentación y todo lo que está implica es fluir en este mundo con coherencia, armonía y conforme a mi grandeza. Es profundizar, salir de lo inmediato, ver más allá. Es vivir un poco más despierto. Es acercarme a la vivencia de Unión. Y por tanto podemos decir que tiene mucho que ver con el Yoga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s