La gratitud, esa puerta por abrir

GratitudMe siento a escribir sobre gratitud y lo primero que viene a mi mente es su maravillosa vibración, y pienso, imagino, un mundo donde todos vivamos conectados con este sentimiento de gracia por los dones que recibimos a cada momento. Y ahí hago un alto: es esa una utopia? No debería ser la norma? Pensar que venimos a un mundo provisto de todos los recursos que necesitamos para desarrollarnos, un mundo maravilloso al mando de la sabiduría más alta de todas: la naturaleza. Un sitio rodeado de hermanos, pares con quien compartir nuestra vida. Dotados de un cuerpo que maravilla por su funcionamiento a cualquier científico. Tenemos el aire que respiramos y nuestro respirar, herramienta de transformación, recuerdo de la vida latiendo en nosotros a cada instante. Y así la lista sigue y sigue. Pero claro, luego cerramos la mirada, nos perdemos en el día a día y quedamos ahogados en nuestras preocupaciones, que sin dejar de ser válidas, no le quitan peso a todo lo anterior. Al contrario, es certero que si conectamos con nuestra verdadera sabiduría, si nos alineamos con el cosmos, daremos las gracias por esas lecciones disfrazadas de desgracias y aquellas ayudas vestidas de problemas.

ccc
Que hacemos entonces? Como reaccionar cuando esto te resuena pero lo pierdes de vista al entrar en la rutina? Pues yo digo que andemos bien despiertos y cada vez que la mirada se nuble, dejemos que la consciencia llegue a su rescate. Hay tanta luz, tanta verdad detrás de nuestra presencia que no hay aparente oscuridad que oculte siquiera uno de sus rayos. Pero ahí entra en juego el ingrediente mágico: la voluntad. Tienes que quererlo, hay que desearlo tanto que esta sensación cruja en tus huesos, lata en tu sangre y te susurre en tus sueños: has sido bendecido, agradece.

ccc
Poder conectar con la vivencia de gratitud es un estado muy poderoso, te acerca a las más altas esferas de la consciencia y te depara un destino virtuoso. No porque te vaya a pasar nada genial, no te regalarán coches ni te ganaras viajes por el mundo, pero tu experiencia interna será de pura dicha. Imagina andar por la vida reconociendo a cada paso el valor de todo lo que te llega, en forma de recursos, personas, enseñanzas y más. Una buena forma de sintonizar con esta sensación es desde el mat, seguro lo has sentido después de una clase de yoga de estas que te sacuden el espíritu. Gratitud al profesor, a tus compañeros, a la disciplina y al hecho de estar ahí sentado, de todos los sitios donde podías estar, estas ahí y eso no tiene precio. Luego el truco es trasladar ese momento a cada instante de tu vida, o al menos a algunos ratitos. Seguro que por habito se instala, como todo, y va apareciendo más y más. El metro tarda en llegar? Genial, aprovecha esos minutos para agradecer. No te puedes dormir? Respira y agradece lo vivido durante el día. Tu amigo llega tarde? Aprovecha y conecta con la gratitud. Gracias, gracias, gracias… Momentos preciados para para transformarte, para sacar a relucir tu luz.

ccc
Hay un proverbio chino que dice: “Cuando bebas agua, recuerda la fuente”. Y pienso que al recordar, estamos volviendo a la fuente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s