La mujer y los ciclos lunares

Las mujeres somos cíclicas, lunares. Nuestro cuerpo se mueve con los ritmos marcados por la luna: con más o menos regularidad según cada una nuestro ciclo menstrual se ajusta a los 28 días de ciclo lunar.

En Kundalini Yoga se considera el mentón como “Punto Lunar”, lo tienen mujeres y hombres, y en este punto recibimos la influencia de la Luna en termino de fluctuaciones emocionales.Por eso también se recomienda a los hombres tener barba: el pelo es un elemento solar, y su presencia en el mentón amortiguaría los efectos “desestabilizantes” de nuestro planeta satelite.

Pero hay más: según las enseñanzas de Yogi Bhajan las mujeres tenemos otros 11 puntos lunares, a través de los cuales la Luna se mueve en un ciclo de…28 días! Cada 2 días y medio la Luna cambia de lugar, y eso hace que también nuestra manera de ver, pensar y actuar cambie.

Cada mujer tiene su propio ciclo, y este se mantiene igual a lo largo de toda su vida, sólo cambia si se sufre un fuerte choque emocional o trauma.

Cada una puede encontrar cual es su ciclo, a través de una atenta auto observación, reflexión, y auto conocimiento. Es una práctica hermosa porque nos ayuda a entendernos más, a saber porque actuamos de una determinada manera un día o decimos algo que luego hubiésemos preferido no decir. Hay puntos en los que estamos más centradas, despejadas, otros nos hacen más irritables… conocernos nos permite evitar “reacciones” , sobre todo, volver el foco hacía nosotras mismas en vez que hacía el mundo exterior.

Vamos a dar un rapido paseo para explorar nuestros centros!

La linea del pelo y las mejillas son los puntos más sensibles, pero mientras en el pelo estamos muy centradas y despejadas (estamos en el área del arco de luz) las mejillas son el punto más peligroso: podemos estar susceptibles y reaccionar con mucho enojo a lo que sucede! Otros puntos son las cejas, los lóbulos de las orejas, la nuca, los labios, los pezones, el ombligo, la parte interior de los muslos, el clítoris y la vagina.

Cuando estamos en la parte interior de los muslos es cuando necesitamos confirmaciones, en el clítoris y la vagina estamos encantadoras, conversadoras y muy sociables. El punto del ombligo es un punto que aumenta nuestra sensación de inseguridad, mientras en los pezones es cuando aumenta nuestro amor incondicional, y si no lo cuidamos tendemos  a dar más de lo que quisiéramos!

El punto de la nuca es un punto donde aumenta nuestro romanticismo, en el punto de las cejas es cuando tendemos a ser más imaginativas, mientras en los lóbulos sacamos como tema de discusión nuestros valores más profundos.

Es realmente enriquecedor descubrir tus propias pautas, es tan fácil y tan profundo como dedicar unos minutos cada día para profundizar en tu ciclo: el camino interior se refleja con gracia en el mundo exterior.

“Ninguna criatura de este planeta posee la belleza, la fuerza y el poder que tiene una mujer”

Yogi Bhajan

Anuncios

Un pensamiento en “La mujer y los ciclos lunares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s