El enfoque de los ojos: mirada interior.

En Kundalini Yoga, durante los ejercicios y las medtaciones, muchas veces tenemos instrucciones específicas acerca del enfoque de nuestros ojos. El punto de concentración más común es el tercer ojo, pero podemos enfocarnos también en la punta de la nariz, el mentón, el séptimo chakra, el mentón o permanecer con los ojos entreabiertos.

Gregory Colbert, Ashes and Snow.

Según las antiguas escrituras yoguicas estas técnicas se llaman Drishta, y fueron desarrolladas porque el enfoque de los ojos favorece la concentración y profundiza el estar consciente del aquí y ahora. Cada punto tiene una importancia y una función específica, ya que el lugar donde dirigimos nuestra mirada a ojos cerrados estimulará meridianos y partes específicas  del cerebro y de nuestro sistema glandular. Vamos a dar un recorrido para descubrir  los efectos de cada punto.

Tercer ojo – Shambavi Mudra
Es el enfoque en el entrecejo, y los ojos se convergen suavemente en la raíz de la nariz, estimulando así la glándula pituitaria, y fortaleciendo nuestra intuición. Estamos trabajando también el sushmana, el canal central nervioso, moviendo energía a lo largo de este canal fortalecemos nuestra aura.

La punta de la nariz – Agiaa Chakra Bandh
Es llamada también punto de loto, consiste en llevar la atención de los ojos a la punta de la nariz. De esta manera estimulamos la glándula Pineal y el lóbulo frontal del cerebro y eso produce cambios químicos cerebrales. Puede suponer alguna dificultad para quien recién empieza con la práctica del Kundalini, porque supone un estiramiento del nervio óptico. Si sientes cansancio al practicar este enfoque, puede ser que tus músculos oculares necesiten más prácticas para acostumbrarse a sostenerlo, así que relaja la mirada, respira y cuando lo sientas vuelve al enfoque.
Centro lunar

Consiste en llevar la atención de los ojos al mentón con los ojos cerrados y hacia abajo.  Genera calma y serenidad, como la energía de la luna, favorece la introspección y una visión más clara de si mismo.

Coronilla
Enfoque con los ojos cerrados y girados hacia arriba, dirigidos al tope de la cabeza. Estimula la glándula pineal y el séptimo chakra, estimulando su apertura.

Ojos abiertos en una décima parte

Consiste en relajar los párpados, los ojos están abiertos únicamente una décima parte (la llamada “mirada del Buddha”), y el enfoque será él que especifique la krya o meditación, podría ser el mudra de las manos, la punta de la nariz o ninguno en específico. Esta mirada nos proporciona equilib rio y calma. Permite a tu sistema de permanecer abiertos a los cambios que produzca la meditación o el pranayama.

Como todas las posturas, los enfoques oculares necesitan práctica, pero son una poderosa herramienta para mantener nuestra mente presente y nuestra mirada hacía adentro. Disfruta de tu paisaje interior!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s