Meditando…

No trates de descifrarlo. Permite que el misterio se revele a si mismo en el momento propicio, a su propio ritmo. Calla tu boca y abstente de hablar de él o de pensar en él con el corazón. Y si tu boca corre a hablar de él o tu corazón corre a pensar en él, vuelve al lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s